UN PÉTALO DE AMOR PARA EL MENDIGO

Nombre
Adolfo
Apellidos
González Hernández
UN PÉTALO DE AMOR PARA EL MENDIGO

El mendigo de amor que camina sin prisa,
rogando por DIOS SANTO un poco de cariño,
un átomo, un mendrugo de sincera sonrisa
y las calles devora, llorando como un niño.

Así pasa la vida, buscando por doquiera,
la vivísima luz de una dulce mirada,
un atisbo de abrazo, un suspiro siquiera;
en las noches termina con su alma destrozada.

Nunca la dicha encuentra de un mínimo: ¡te quiero!
Las sombras, en las noches, lo abrigan tiernamente,
los sueños se desvelan torturando su anhelo;

mas, los días encuentran a un triste pordiosero
vagando entre la gente, buscando eternamente
el ápice de amor que lo conduzca al cielo.

Adolfo González Hernández
El Salvador, Centroamérica.

Facebook